Moviendo la Cola

Desde diciembre de 2007, Maio, Ari y Lluís editan www.moviendolacola.net, un blog que transmite las sensaciones y los sentimientos que viven en escenarios de alta montaña o camino a ella en compañía de Elbrus. Lo hacen a través de fotografías captadas de forma natural e instintiva, bajo el influjo y la inspiración del momento, y de relatos cortos cargados de emoción y reflexión.

En enero de 2010, SUA Ediciones publico el libro “Moviendo la Cola”, una singular obra que recopila algunos de estos momentos y sentimientos. Son 88 páginas que despiertan la mente y acelerarán el corazón. Más de 100 fotografías seleccionadas y 12 micro relatos inéditos que guían en una ascensión imaginaria a una montaña de momentos, sensaciones y sentimientos. El libro está disponible en las principales librerías del país y en www.moviendolacola.net

SIMPLIFICAR, QUÉ COMPLICADO

SIMPLIFICAR, QUÉ COMPLICADO

Ahhhhhhhh! ¡Qué complicado es a veces vivir! ¿Y si todo fuera más fácil, sencillo, transparente? Las cosas, la vida… ¿es difícil o la hacemos difícil? ¿Será que hay que intentar hacerla más fácil, más íntima, más humana? ¿Simplificamos? ¿Para qué tanto? ¿Para qué más? Lo último, lo mejor, lo grande, lo espectacular… Modas, tendencias, imitaciones, influencias, moderno, fashion… Capitalismo salvaje, especulación, corto plazo, rápido, sin piedad… ¿Cambiamos conceptos? ¿Simplificamos? Básico, esencial, justo, útil, auténtico, puro, intenso, vital, lleno… ¿Simplificamos? ¿Asumimos el reto de aprender a decir NO? ¿Quién nos complica la vida? ¡Nos la complicamos nosotros solos! ¿Simplificamos? En todo caso, si decidimos complicárnosla o permitimos que nos la compliquen tal vez valdrá la pena que sea por algo como aprender, mejorar o avanzar. ¿Simplificas?
(Pulsa sobre la imagen para ampliarla y disfrutarla).

SUEÑOS (2)

SUEÑOS (2)

(Pulsa sobre la imagen para agrandarla)
¿Qué ocurre cuando no conseguimos hacer realidad un sueño o parte de él? Posiblemente que seguiremos insistiendo en él. En la mayoría de los casos el sueño está definido por una cosa, un lugar, un nombre... Sin embargo, el sueño propiamente dicho no es esa cosa, lugar o nombre. Como dijimos en el post anterior, el propósito real del sueño no es tanto retarnos a alcanzar el objetivo soñado como decidirnos a caminar hacia él. En este sentido, nuestro estimado Maio, igual que el resto de componentes del equipo expedicionario al KUN, seguramente podrá aportarnos luz. Soñaron un lugar, una montaña, y han vuelto sin conseguir su cumbre himaláica. Pero seguro que sólo es en apariencia que no han logrado el sueño. Soñaron un destino, soñaron un camino, soñaron en partir, soñaron en volver, soñaron en descubrir, soñaron en conocer, soñaron en temer, soñaron en sufrir, soñaron en… tantas cosas que, ¿quién se atreve a decir el sueño no se ha cumplido? Su sueño estaba compuesto de tantos otros más pequeños que, en suma, eran mil, y entre todos ellos sólo uno, hacer cumbre, no ha podido ser.
Felicidades por tener y realizar sueños. Seguro que ya empezáis a tener otros.
Maio, vuelve pronto. Elbrus.

SUEÑOS

SUEÑOS

(Pulsa sobre la imagen para agrandarla)
Despiertos o dormidos, todos soñamos. Sin embargo, sólo algunos consiguen hacer realidad sus sueños. Son aquellos que saben que el sueño es “ver” donde parece no haber nada, que lo reconocen como el primer paso hacia algún sitio, como el motor que inspira, ilusiona y apasiona. Durante el sueño suele aparecer un final de forma clara y definida: una cima, una meta, un objetivo… En cambio no está tan claro cuál es el camino hasta ese final. Esta parte casi siempre es difusa, confusa, en ocasiones se nos antoja peligrosa e incluso de apariencia imposible. Una de las claves para convertir el sueño en realidad es despertar de él, por supuesto, pero sobre todo empezar a buscar el camino. Quienes se ponen a ello son los que consiguen hacerlo realidad y, en consecuencia, logran su particular éxito. Pues el propósito real del sueño no es tanto retarnos a alcanzar el objetivo soñado como decidirnos a caminar hacia él. El éxito está en emprender el camino y esto es independiente de llegar o no llegar… Porque persiguiendo nuestros sueños siempre viviremos la experiencia de llegar a un lugar u otro. Debe ser lo que llaman el poder de los sueños. ¿Qué opinas tú?

CONFIANZA

CONFIANZA


Nieve y niebla. Horizonte desaparecido. Distancias inexistentes. Blanco infinito. Referencias ocultas. Sensación de estar rodeado de nada, de flotar. Estás concentrado en el siguiente paso y en una voz en la que confías, la que guía tu ciego y lento avance. A tus espaldas, el compañero lee la posición en el GPS. Hacia la derecha… Sigue recto… Su voz convierte a la tecnología en el sutil empujón que necesitas para seguir avanzando, para seguir buscando la invisible cumbre que en algún lugar próximo queda confundida en la blanquecina oscuridad. Confías en la voz de la tecnología. Confías en la voz. Confías. Has llegado. Hemos llegado. Cumbre.

ASUMIR RIESGOS

ASUMIR RIESGOS

Algunos, seguramente la mayoría, se preguntan “¿por qué?”. Otros, los menos, se preguntan “¿por qué no?”. Piensan en tiempos distintos: los primeros en pasado, los segundos en futuro. Los unos esperan que algo ocurra para actuar; los otros no esperan, actúan, hacen que las cosas ocurran. Dos formas bien distintas de asumir riesgos. ¿Sí o no?

EQUIPOS Y PROYECTOS

EQUIPOS Y PROYECTOS

Un equipo formado por talentos individuales lo será de verdad si sus componentes son capaces de alinear todas sus capacidades hacia el logro de un mismo objetivo. Para conseguir este alineamiento suelen ser necesarias ciertas dosis de pasión, ilusión, motivación, liderazgo, organización, confianza y un etcétera tan largo que es fácil entender porqué los equipos suelen ser tan efímeros como sus proyectos. Eso es bueno para encarar con mayores garantías de éxito cada nuevo proyecto. Un proyecto, un equipo. Eso sí, la condición indispensable para la construcción del equipo es la existencia de un proyecto. ¿No?

NO HAY LÍMITES, NO HAY IMPOSIBLES

NO HAY LÍMITES, NO HAY IMPOSIBLES
Para realizar aquello que parece imposible es necesario confiar y asumir riesgos. Estos son dos ingredientes básicos para descubrir los límites y superarlos. Sin olvidar que la perseverancia será nuestra eterna aliada para mantener la firmeza ante el desaliento. No hay límites, no hay imposibles.

MIEDO TRANSFORMADOR

MIEDO TRANSFORMADOR


Dicen que el miedo a perder, te hace perder. Es como andar inseguro, que te hace tropezar. También dicen que más que vencer los miedos mejor escucharlos y convencerlos, porque expresan deseos profundos, íntimos y secretos que de ser aceptados pueden llegar a transformarte.

GRANDES COSAS PEQUEÑAS

GRANDES COSAS PEQUEÑAS


¿Serás un hombre o una mujer grande? Para conseguirlo hay un primer requisito: la determinación a serlo. Tal vez ya lo eres, así que ya habrás descubierto que sólo a través de las pequeñas cosas es posible conseguir las más grandes. En tu camino a la grandeza has de prepararte, entonces, para hacer cosas pequeñas, humildes.

VISIÓN Y DESEO

VISIÓN Y DESEO


Para crear lo que aún no existe y convertirte en lo que aún no eres has de mirar más allá de lo que en realidad existe y eres. Con visión y deseo podràs construir una realidad, la tuya, la que has querido, la que te lleva a convertirte en lo que anhelas y ahora ya sí, por fin, existe.