Moviendo la Cola

Desde diciembre de 2007, Maio, Ari y Lluís editan www.moviendolacola.net, un blog que transmite las sensaciones y los sentimientos que viven en escenarios de alta montaña o camino a ella en compañía de Elbrus. Lo hacen a través de fotografías captadas de forma natural e instintiva, bajo el influjo y la inspiración del momento, y de relatos cortos cargados de emoción y reflexión.

En enero de 2010, SUA Ediciones publico el libro “Moviendo la Cola”, una singular obra que recopila algunos de estos momentos y sentimientos. Son 88 páginas que despiertan la mente y acelerarán el corazón. Más de 100 fotografías seleccionadas y 12 micro relatos inéditos que guían en una ascensión imaginaria a una montaña de momentos, sensaciones y sentimientos. El libro está disponible en las principales librerías del país y en www.moviendolacola.net

31 DE DICIEMBRE

31 DE DICIEMBRE
(Versión en Castellano. Tiempo estimado de lectura: 1m30s)
Nos embarga la melancolía. Cuesta reconocerlo, pero es así. Durante todo el día el silencio ha campado a sus anchas entre las tres tiendas de campaña firmemente ancladas al hielo del glaciar. Apenas hemos salido de ellas para ir en busca de nieve o para hacer nuestras necesidades. Y cuando lo hemos hecho ha sido en compañía del silencio. Mañana salimos a cima.
A la inquietud y al silencio propio del día antes del ataque a cumbre, hoy se suma el significado de una fecha, el 31 de diciembre. Lejos de casa, lejos de la familia y los amigos, aquí estamos los tres sin decir esta boca es mía.
El día es claro y despejado, pero realmente no lo sentimos así. Puede que sea por esa niebla que entristece nuestros pensamientos y que nos llena de una nostalgia extraña. Sabemos que es pasajera, pero de momento ahí está, persistente y molesta, bajando descontrolada hacia nuestros corazones.
Hace unos minutos he salido de la tienda con dos tazas de té caliente para mis compañeros. He abierto las cremalleras de sus tiendas lo justo para pasar la mano con la taza y hacerles entrega de un poco de calor en forma de líquido. Justo al lado de una de las tiendas, en la nieve, he visto escrito un nombre. De mujer. Sé quién es ella, por eso también sé quién de mis compañeros ha grabado sobre el frío su nombre con la ayuda de un bastón telescópico.
He desclavado el bastón del hielo y he escrito otro nombre al lado del primero. También de mujer. Sólo falta otro más, el tercero. Estoy seguro que mañana lo veré escrito. Y también estoy seguro que ninguno de los tres dirá nada al respecto.
Los tres estamos tontos y desasosegados. Por el día de mañana, por la noche que nos espera, por ellas. Pero sobre todo por la fecha que es hoy, que es un día cualquiera pero no lo es, y nos hace pensar más de la cuenta.
El sol ha desaparecido. El frío está aquí. He cerrado la cremallera de la tienda para sorber solo y en silencio el último té del día, el de las cinco. Pronto llegará un sueño inquieto y como siempre poco reparador.
Voy a despedirme.
- ¡A la una fuera de las tiendas! ¿Ok?
- ¡Ok!
- ¡Vale. Hasta mañana!
Silencio.
- ¡Feliz Año Nuevo!- grito.
- ¡Feliz Año Nuevo!- responde uno.
- ¡Feliz Año Nuevo!- responde el otro.
Y entonces Elbrus se apunta al deseo.
- ¡Guau, guau, guau!

El equipo de MLC te desea un feliz 2010.
Elbrus, Maio, Ari, César y Lluís.


31 DE DESEMBRE
(Versió en Català. Temps estimat de lectura: 1m30s)

Ens embarga la malenconia. Costa reconèixer-ho, però és així. Durant tot el dia el silenci ha campat entre les tres tendes de muntanya fermament ancorades al gel de la glacera. Tot just hem sortit d'elles per a anar a buscar neu o per a fer les nostres necessitats. I quan ho hem fet ha estat en companyia del silenci. Demà sortim cap al cim.
A la inquietud i el silenci propi del dia abans de l'atac a cim, avui s’hi suma el significat d'una data, el 31 de desembre. Lluny de casa, lluny de la família i els amics, aquí estem els tres sense dir aquesta boca és meva.
El dia és clar i net, però realment no ho sentim així. Pot ser que sigui per aquesta boira que entristeix els nostres pensaments i que ens omple d'una nostàlgia estranya. Sabem que és passatgera, però de moment és aquí, persistent i molesta, baixant descontrolada cap als nostres cors.
Fa uns minuts he sortit de la tenda amb dues tasses de té calent per als meus companys. He obert les cremalleres de les seves tendes lo just per a passar la mà amb la tassa i lliurar-los una mica de calor en forma líquida. Just al costat d'una de les tendes, a la neu, he vist escrit un nom. De dona. Sé qui és ella, per això també sé quin dels meus companys ha gravat sobre el fred el seu nom amb l'ajuda d'un bastó telescòpic. He desclavat el bastó del gel i he escrit un altre nom al costat del primer. També de dona. Només en falta un altre, el tercer. Estic segur que demà ho veuré escrit. I també estic segur que cap dels tres dirà res referent a això.
Els tres estem ximples i desassossegats. Pel dia de demà, per la nit que ens espera, per elles. Però sobretot per la data que és avui, que és un dia qualsevol però no ho és, i ens fa pensar més del compte.
El sol ha desaparegut. El fred ja és aquí. He tancat la cremallera de la tenda per a xarrupar sol i en silenci l'últim té del dia, el de les cinc. Aviat arribarà el somni inquiet i com sempre poc reparador.
Vaig a acomiadar-me.
- A la una fora de les tendes! D’acord?
- D’acord!
- Molt bé. Fins demà!
Silenci.
- Feliç any nou!- crido.
- Feliç any nou!- respon un.
- Feliç any nou!- respon l’altre.
I llavors l’Elbrus s’apunta al desig.
- Guau, guau, guau!

L'equip de MLC et desitjem un feliç 2010.
Elbrus, Maio, Ari, César i Lluís.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Feliç any nou, i que estigui molt plé de cims!