Moviendo la Cola

Desde diciembre de 2007, Maio, Ari y Lluís editan www.moviendolacola.net, un blog que transmite las sensaciones y los sentimientos que viven en escenarios de alta montaña o camino a ella en compañía de Elbrus. Lo hacen a través de fotografías captadas de forma natural e instintiva, bajo el influjo y la inspiración del momento, y de relatos cortos cargados de emoción y reflexión.

En enero de 2010, SUA Ediciones publico el libro “Moviendo la Cola”, una singular obra que recopila algunos de estos momentos y sentimientos. Son 88 páginas que despiertan la mente y acelerarán el corazón. Más de 100 fotografías seleccionadas y 12 micro relatos inéditos que guían en una ascensión imaginaria a una montaña de momentos, sensaciones y sentimientos. El libro está disponible en las principales librerías del país y en www.moviendolacola.net

GRANDES ÉXITOS / GRANS ÈXITS

GRANDES ÉXITOS
Uno, dos, tres… y así hasta cincuenta. Paro. Respiro. Descanso. Uno, dos, tres y de nuevo hasta cincuenta. Otra vez paro, respiro y descanso. Una y otra vez, un paso, otro paso, otro y otro. En ocasiones no llego a cincuenta, debo parar, respirar y descansar antes. Esta vez han sido treinta, han sido veinte, han sido diez los pasos. No importa, se trata de sumar. La ascensión es el resultado de la suma de esfuerzos y voluntades que ponemos en cada uno de nuestros pasos. Por eso cada paso es un pequeño objetivo superado, y son los pequeños objetivos los que obran el milagro de ayudarnos a alcanzar aquellos más grandes. Por eso, porque lo que cuenta son los muchos pequeños objetivos superados, en algunas ocasiones es una cuestión menor alcanzar o no el más grande de todos. Sí, por supuesto, lograr lo más alto debe ser el gran objetivo, pero tal vez se trate de no convertirlo en un fin en sí mismo. El fin no es otro que el encadenamiento y el disfrute de los pequeños éxitos, el placer de haber logrado un simple paso más, aunque la cumbre quede allí, más arriba, más lejos. Ya volveré. Hoy no toca. Ahora lo que toca es simplemente saborear todos los pequeños pasos dados hasta aquí.

GRANS ÈXITS
Un, dos, tres... i així fins cinquanta. Paro. Respiro. Descanso. Un, dos, tres i de nou fins cinquanta. Una altra vegada paro, respiro i descanso. Una i altra vegada, un pas, un altre pas, un altre i un altre. En ocasions no arribo a cinquanta, he de parar, respirar i descansar abans. Aquesta vegada han estat trenta, han estat vint, han estat deu els passos. No importa, es tracta de sumar. L'ascensió és el resultat de la suma d'esforços i voluntats que posem a cada un dels nostres passos. Per això cada pas és un petit objectiu superat, i són els petits objectius els que obren el miracle d'ajudar-nos a assolir aquells més grans. Per això, perquè el que compta són els molts petits objectius superats, en algunes ocasions és una qüestió menor assolir o no el més gran de tots. Sí, sens dubte, aconseguir el més alt ha de ser el gran objectiu, però potser es tracti de no convertir-lo en un fi en si mateix. El fi no és cap altre que l'encadenament i el gaudir dels petits èxits, el plaer d'haver aconseguit un simple pas més, encara que el cim quedi allà, més amunt, més lluny. Ja tornaré. Avui no toca. Ara el que toca és simplement assaborir tots els petits passos fets fins aquí.

PRIMAVERA, VEN PRONTO

PRIMAVERA, VEN PRONTO

He visto las primeras flores silvestres. Pequeñas. Amarillas. Destacaban sobre la frondosa y húmeda alfombra verde que cubre los valles, las laderas y las bajas cumbres. Revelador. Asoma la primavera.
Las pequeñas flores amarillas miraban al sol, que es otro, más generoso. He sentido su calor brillante y penetrante persiguiéndome a cada paso, a cada zancada. Sus rayos invisibles son hoy más visibles que ayer. Mañana aún lo serán más. Seguro.
Del sol, al día, que cambia con él siguiendo su ritmo natural. Ahora, cada nuevo día es más largo que el anterior, más alegre. Al menos así parece, así sienta. Es la luz, sólo la luz y su fantástica influencia sobre nosotros.
¿Y los pájaros? Pocos días atrás, a esta hora de la tarde los pájaros ya dormían. Hoy no, los he escuchado. He tenido la sensación de que me contaban mil y una historias a través de sus distintos gorjeos, de sus ritmos no siempre acompasados y de sus aparentemente acaloradas disputas. Tal vez muchas de ellas amorosas. O puede que no. No lo sé ni nunca lo sabré. No importa. En estos momentos de pequeños pero intensísimos acontecimientos naturales, sólo importa dejarse llenar por la mágica conjunción del trino, la luz, el calor y el color.
Bienvenidas las flores con sus alegres colores, el sol con su agradable calor, el día con su intensa luminosidad y los pájaros con su musical trino. ¿Eres tú, primavera? ¿Estás ahí? Si eres tú, escucha lo que te digo.
Primavera, en estos momentos difíciles, cuando la incertidumbre, la tristeza y el desencanto ha alcanzado a muchos, necesitamos sentir más que nunca que lo bueno tarde o temprano vuelve. Siempre. Tú tienes la doble capacidad de recordárnoslo y, además, de hacernos más llevadero el camino hasta lo bueno.
Primavera, no te escondas por mucho más tiempo. Ven a traernos de nuevo aquello que siempre nos regalas: vivir la vida con más ganas, más alegría y más optimismo. ¡Gracias, primavera!