Moviendo la Cola

Desde diciembre de 2007, Maio, Ari y Lluís editan www.moviendolacola.net, un blog que transmite las sensaciones y los sentimientos que viven en escenarios de alta montaña o camino a ella en compañía de Elbrus. Lo hacen a través de fotografías captadas de forma natural e instintiva, bajo el influjo y la inspiración del momento, y de relatos cortos cargados de emoción y reflexión.

En enero de 2010, SUA Ediciones publico el libro “Moviendo la Cola”, una singular obra que recopila algunos de estos momentos y sentimientos. Son 88 páginas que despiertan la mente y acelerarán el corazón. Más de 100 fotografías seleccionadas y 12 micro relatos inéditos que guían en una ascensión imaginaria a una montaña de momentos, sensaciones y sentimientos. El libro está disponible en las principales librerías del país y en www.moviendolacola.net

EL DIOS INTI / EL DÉU INTI

EL DIOS INTI
(Versión en castellano. Tiempo estimado de lectura: 2m20s)

Una intensísima luz me despierta. En mi escasa consciencia, sé que me encuentro dentro del saco de dormir, aunque tal vez sería más real decir que estoy encerrado en él.
Sorprendido y extrañado, confuso porque no sé qué ocurre, con la mano busco la linterna frontal encendida que supongo en mi frente. Me habré dormido sin apagarla. Pero no, allí no está.
Salgo del ensueño sobresaltado. ¿Qué rayo cegador es este? Abro bien ojos y mente en busca del origen de tal luminosidad y, ahora sí, empiezo a ser plenamente consciente de lo que está sucediendo.
Anoche, una vez enfundado en el saco, cerré el collarín al máximo hasta dejar un pequeñísimo resquicio, cerca de mi boca, suficiente para respirar y ventilar sin padecer la ventisca heladora y rugiente de la altura y el invierno. Es justo por esa diminuta abertura por donde entra la brillante luz. Son los primeros rayos del nuevo día.
Dentro del saco, sin apenas espacio para moverme, busco inquieto el cierre que libera el cordón del collarín. El proceso se me antoja lento y difícil, pero finalmente mi cara se llena de calor y vida.
Estirado en el suelo no veo el sol, pero sé que ya está aquí, conmigo. Reconozco su luz, que devuelve al cielo su precioso color azul, y siento su fuerza, que revitaliza mi mente y mi cuerpo.
Moviéndome como una oruga gigante, logro incorporarme hasta sentarme en el duro suelo después de una frenética y convulsiva lucha de mi cuerpo contra los confines del saco. Sus paredes de nilón y plumas parecían empeñadas en acogerme más tiempo.
Sentado y aún enfundado, mi vista se pierde en la lejanía. Desde esta cumbre diviso un horizonte que anoche la oscuridad me escondió. Admiro más que miro y revivo más que vivo. El calor empieza a llenarme. Deslizo la cremallera para abrir el saco y liberarme de él. Puesto por fin en pie, la luz me baña por completo. Maravilloso.
En este instante de fusión entiendo porqué antiguas culturas y civilizaciones adoraron, rindieron culto y otorgaron título de Dios o Rey a la estrella más cercana a la Tierra.
Los Quechuas del Imperio Inca daban al dios Sol el nombre sagrado de Inti. A él acudían en busca de favores y ayuda, para resolver los problemas y también aliviar las necesidades. Sólo Inti podía hacer nacer las cosechas, curar las enfermedades y dar la seguridad que el ser humano anhela.
He contemplado el nacimiento de un nuevo día.
He nacido al nuevo día.
Gracias, Inti.


EL DÉU INTI
(Versiò en català. Temps estimat de lectura: 2m20s)
Una intensíssima llum em desperta. En la meva escassa consciència, sé que em trobo dintre del sac de dormir, encara que potser seria més real dir que estic tancat a dins.
Sorprès i estranyat, confús perquè no sé que ocorre, amb la mà busco la llanterna frontal encesa que suposo en el meu front. M'hauré adormit sense apagar-la. Però no, allí no hi és.
Surto del somni sobresaltat. Quin raig encegador és aquest? Obro bé ment i ulls a la recerca de l'origen de tal lluminositat i, ara sí, començo a ser plenament conscient del que està succeint.
Anit, una vegada enfundat en el sac, vaig tancar el collaret al màxim fins a deixar una petitíssima escletxa, prop de la meva boca, suficient per a respirar i ventilar sense patir el torb udolador i gelador de l'altitud i l'hivern. És just per aquesta diminuta obertura per on entra la llum brillant. Són els primers raigs del nou dia.
Dins del sac, amb poc espai per a moure'm, busco inquiet el tancament que allibera el cordó del collarí. El procés se'm fa lent i difícil, però finalment la meva cara s’omple de calor i vida.
Estirat a terra no veig el sol, però sé que ja és aquí, amb mi. Reconec la seva llum, que torna al cel el seu preciós color blau, i sento la seva força, que revitalitza la meva ment i el meu cos.
Movent-me com una eruga gegant, assoleixo incorporar-me fins a asseure'm en el dur sòl després d'una frenètica i convulsiva lluita del meu cos contra els límits del sac. Les seves parets de niló i plomes semblaven obstinades en acollir-me més temps.
Assegut i encara enfundat, la meva vista es perd a la llunyania. Des d'aquest cim albiro un horitzó que anit la foscor em va amagar. Admiro més que miro i revisc més que visc. La calor comença a omplir-me. Llisco la cremallera per a obrir el sac i alliberar-me d'ell. Dret per fi, la llum em banya per complet. Meravellós.
En aquest instant de fusió entenc perquè antigues cultures i civilitzacions van adorar, van retre culte i van atorgar el títol de Déu o Rei a l'estrella més propera a la Terra.
Els Quítxues de l'Imperi Inca donaven al déu Sol el nom sagrat d’ Inti. Acudien a ell a la recerca de favors i ajuda, per a resoldre els problemes i també per alleujar les necessitats. Només Inti podia fer néixer les collites, guarir les malalties i donar la seguretat que l'ésser humà anhela.
He contemplat el naixement d'un nou dia.
He nascut al nou dia.
Gràcies, Inti.