Moviendo la Cola

Desde diciembre de 2007, Maio, Ari y Lluís editan www.moviendolacola.net, un blog que transmite las sensaciones y los sentimientos que viven en escenarios de alta montaña o camino a ella en compañía de Elbrus. Lo hacen a través de fotografías captadas de forma natural e instintiva, bajo el influjo y la inspiración del momento, y de relatos cortos cargados de emoción y reflexión.

En enero de 2010, SUA Ediciones publico el libro “Moviendo la Cola”, una singular obra que recopila algunos de estos momentos y sentimientos. Son 88 páginas que despiertan la mente y acelerarán el corazón. Más de 100 fotografías seleccionadas y 12 micro relatos inéditos que guían en una ascensión imaginaria a una montaña de momentos, sensaciones y sentimientos. El libro está disponible en las principales librerías del país y en www.moviendolacola.net

MALDITA TORMENTA

MALDITA TORMENTA
(Versión en Castellano. Tiempo estimado de lectura 1m30s)

La amenaza pesa sobre nuestras cabezas. La noche es más oscura de lo normal. La luna está arriba, pero no podemos verla. Las nubes la esconden. Sin su luz no existen ni el horizonte ni las estrellas. El cielo está encapotado y más pronto que tarde empezará a llorar sobre nosotros.
Nos confirma la intención el rayo. Nos avisa del chaparrón el trueno. Todo está preparado para un nuevo gran espectáculo natural. Pronto estará con nosotros la tormenta.
Como casi siempre, antes que el agua llega la luz del rayo, que fugazmente lo ilumina todo. La imagen estroboscópica y aperiódica deja entrever los perfiles recortados de las montañas, que aparecen y desaparecen como sombras fantasmagóricas en imaginario movimiento.
Miedo, sobre todo sentimos miedo. Un miedo provocado por la furia del rayo y el ensordecedor trueno.
El tiempo que transcurre entre la luz y el sonido, entre un y otro sobresalto, es cada vez más corto. La tormenta se acerca, o nosotros a ella. Sea como sea, la cuestión es que nuestra mirada se dirige al suelo y a cada nuevo temblor de tierra nuestros hombros se encogen más y más.
El cielo poderoso cae sobre nosotros en una sinfonía aterradora de granizo frío y duro, mil rayos y mil truenos.
Hay que salir de aquí como sea, pero la grandeza y la fuerza natural es tal que nos sabemos acorralados y sin escapatoria. Aquí debemos quedarnos, indefensos y asustados, acurrucados en posición fetal sobre las mochilas que nos aíslan. Pegados el uno al otro buscamos calor, pero sobre todo buscamos seguridad, tranquilidad y confianza. Nos gritamos al oído que no hay peligro, que ya nos hemos desprendido de todo nuestro material metálico y que pronto esta tormenta pasará a formar parte de nuestros recuerdos más divertidos.
Esperar. Esperar. Esperar. El tiempo no pasa. La tormenta tampoco. El miedo, un poco. Sabemos que después de la tormenta siempre llega la calma. Más pronto o más tarde escampará. Maldita tormenta, vete ya.


MALEÏDA TEMPESTA
(Versió en Català. Temps estimat de lectura 1m30s)
L'amenaça cau sobre els nostres caps. La nit és més fosca de lo normal. Hi ha lluna, però no la veiem. Els núvols l'amaguen, i amb ella els perfils de l'horitzó. El cel està molt tapat i més aviat que tard començarà a plorar sobre nosaltres.
El llamp ens confirma la intenció. El tro ens avisa del ruixat. Tot està preparat per a un gran i nou espectacle natural. És la tempesta.
Abans que l'aigua arriba la llum del llamp, que per un instant ho il•lumina tot. La imatge estroboscòpica i aperiòdica deixa entreveure perfils retallats en l'horitzó, ombres fantasmagòriques en imaginari moviment i por, sobre tot por. Una por més acusada encara quan la potència del tro ens sobresalta i ensordeix.
El temps entre la llum i el so és cada vegada més curt. Ens apropem al centre de la tempesta. O ella a nosaltres. La qüestió és que la nostra vista mira al terra i a cada tremolor de terra les nostres espatlles s'encongeixen. Encara més quan la sorpresa cau del cel en forma de calamarsa freda i dura.
Hem de sortir d'aquí com sigui, però la grandesa i la força natural és tal que ens acorrala. Aquí, indefensos i espantats al mig d'aquest concert de so, llum i gel, l'empara i la salvació es limiten a esperar que afluixi, arrupits en posició fetal sobre les motxilles que ens aïllen, enganxats els uns als altres a la recerca de calor i allunyats de tot el nostre material metàl•lic.
Esperar. Esperar. Esperar. El temps no passa. La tempesta tampoc. La por, una mica. Sabem que després de la tempesta ve la calma.