Moviendo la Cola

Desde diciembre de 2007, Maio, Ari y Lluís editan www.moviendolacola.net, un blog que transmite las sensaciones y los sentimientos que viven en escenarios de alta montaña o camino a ella en compañía de Elbrus. Lo hacen a través de fotografías captadas de forma natural e instintiva, bajo el influjo y la inspiración del momento, y de relatos cortos cargados de emoción y reflexión.

En enero de 2010, SUA Ediciones publico el libro “Moviendo la Cola”, una singular obra que recopila algunos de estos momentos y sentimientos. Son 88 páginas que despiertan la mente y acelerarán el corazón. Más de 100 fotografías seleccionadas y 12 micro relatos inéditos que guían en una ascensión imaginaria a una montaña de momentos, sensaciones y sentimientos. El libro está disponible en las principales librerías del país y en www.moviendolacola.net

SUEÑOS DEL KUN
Versión en castellano. Tiempo estimado de lectura: 1 minuto.

Nieva y nieva. Más de doce horas sin parar y parece que va para rato. Al mismo ritmo que se han acumulado las capas de blanco se han ido sepultando nuestros planes. Definitivamente, la expedición ha terminado aquí y ahora. El Kun ha sido claro y contundente y ha tomado la decisión casi por nosotros. Nos indica el camino, el único camino, el del descenso.
Allí arriba, hasta donde más alto habíamos llegado, abandonamos algo más que un nido de valioso material. Queda el invisible deseo y la emoción de compartir abrazos sinceros y lágrimas irreprimibles a más de siete mil metros. Sin embargo, también es justo reconocer que la montaña no sólo quita sino que también da. Y de ella nos llevamos mucho, tanto que si fuera físico no cabría en nuestras grandes mochilas.
La decisión de abandonar es difícil pero inteligente, y también forzada porque no hay posibilidad de alargar más la espera. El plazo otorgado por el permiso de ascensión se agota y no hay más días para esperar la imprescindible ventana de buen tiempo que nos permitiría montar el siguiente campo de altura y, más tarde, intentar el asalto a la cumbre.
Dentro de las tiendas se respira cierto desánimo. La ilusión se ha esfumado, al contrario de lo que sentíamos cuando soñábamos que, algún día, este destino que hemos casi rozado con la punta de los dedos sería nuestro.
Por suerte, la tristeza dura poco. Dentro de las tiendas y sin apenas percatarnos van naciendo otros sueños, otros destinos, otros planes. A mal tiempo, buena cara. Ese es un buen lema para olvidar el pasado y dedicarse a construir el futuro.
Estirados sobre las colchonetas aislantes, abrigados dentro de los sacos, los amarillentos techos de nuestras tiendas parecen extrañas pizarras sobre las que dibujamos nuevas formas y escribimos exóticos nombres. Vemos próximos destinos en esas formas y en esos nombres. A grito pelado para que nos oigan los compañeros de al lado, estamos inspirándonos los unos a los otros y, de paso, porqué no, retándonos hacia un consenso difícil de alcanzar cuando aún estamos aquí, en medio de la nada, esperando que amaine para seguir cavando la trinchera que nos permitirá volver al mundo de los que se dicen vivos.
Mientras haya sueños, habrá ilusiones, retos y destinos.

Relato inspirado en la película de la expedición Kun’08 del CAM de Parets del Vallès.


SOMNIS DEL KUN
Versió en català. Temps estimat de lectura: 1 minut.
.
Neva i neva. Més de dotze hores sense parar i sembla que n'hi ha per a estona. Al mateix ritme que s'han acumulat les capes de blanc s'han anat sepultant els nostres plans. Definitivament, l'expedició s'ha acabat aquí i ara.
El Kun ha estat clar i contundent i ha pres la decisió gairebé per nosaltres. Ens indica el camí, l'únic camí, el del descens.
Allí dalt, fins a on més alt havíem arribat, vam abandonar una mica més que un niu de valuós material. Queda l'invisible desig i l'emoció de compartir abraçades sinceres i llàgrimes irreprimibles a més de set mil metres.
No obstant això, també és just reconèixer que la muntanya no només pren sinó que també dóna. I d'ella ens en enduem molt, tant que si fos físic no cabria en les nostres grans motxilles.
La decisió d'abandonar és difícil però intel•ligent, i també forçada perquè no hi ha possibilitat d'allargar més l'espera. El termini atorgat pel permís d'ascensió s'esgota i no hi ha més dies per a esperar la imprescindible finestra de bon temps que ens permetria muntar el següent camp d'alçada i, més tard, intentar l'assalt al cim.
Dins les tendes es respira un cert descoratjament. La il•lusió s'ha esvaït, al contrari del que sentíem quan somiàvem que, algun dia, aquest destí que hem gairebé fregat amb la punta dels dits seria nostre.
Per sort, la tristesa dura poc. Dins les tendes i sense adonar-nos-en van naixent altres somnis, altres destins, altres plans. Al mal temps, bona cara. Aquest és un bon lema per a oblidar el passat i dedicar-se a construir el futur. Estirats sobre les estores aïllants, abrigats dins dels sacs, els groguencs sostres de les nostres tendes semblen estranyes pissarres sobre les quals dibuixem noves formes i escrivim exòtics noms. Veiem properes destinacions en aquestes formes i en aquests noms. A plena veu perquè ens escoltin els companys del costat, estem inspirant-nos els uns als altres i, de passada, perquè no, reptant-nos cap a un consens difícil d'assolir quan encara som aquí, enmig del no-res, esperant que la tempesta afluixi per poder seguir cavant la trinxera que ens permetrà tornar al mon dels que s'anomenen vius.
Mentre hi hagi somnis, hi haurà il•lusions, reptes i destins.

Relat inspirat en la pel•lícula de l'expedició Kun'08 del CAM de Parets del Vallès.